Conferencia Piero Gheddo, julio de 2006

I) Biografías y causas de los santos: una gran gracia de Dios

UN AIUTO PER LE MISSIONI: il tuo 5 per 1000 può fare molto per gli ultimi, per chi e' sfruttato, per difendere la vita sul tuo 730, modello Unico, scrivi 97610280014

Entre los muchos agradecimientos que Dios me ha hecho también está este: después de 41 años de periodismo misionero (1953-1994), todos inmersos en la actualidad, me orientó hacia las biografías de los misioneros y las causas de los santos, la historia de Pime y sus misiones. Fue una gran gracia, que poco a poco fui entendiendo: al principio me pareció un error de los superiores querer dedicarme a estos nuevos campos, mientras yo vivía mi mejor época del periodismo misionero.

Giovanni Mazzucconi, beatificado en febrero de 1984. Pime quería una biografía de él: primero lo intentaron con varios escritores y autores, luego p. Giannini me encargó esta primera biografía de un santo en la primavera de 1983.

Experiencia inolvidable, que cambió mi vida.

¡De periodista a biógrafo de santos! Lee las cartas de Mazzucconi, los testimonios sobre su santidad, el sufrimiento soportado… significa entrar en el personaje, penetrar en sus pensamientos, afectos y ver cómo Dios ha obrado en él purificándolo y orientándolo día a día a un amor cada vez más perfecto.

Mazzucconi ya era santo antes de ser martirizado, el martirio era el regalo de Dios para una vida ya totalmente consagrada a su amor.

Mientras leía sus cartas cuando era un joven misionero (¡muerto a los 29 años!), me conmovía, lloraba a menudo: eran para mí más que una meditación formal, eran una participación en su vida, sus sentimientos, su santidad. Y yo también no pude evitar cambiar mi vida.

Marcello Candia falleció el 31 de agosto de 1983 e inmediatamente la Fundación Cadia me instruye a escribir su biografía.

Me emocioné porque conocía muy bien a Candia desde hacía veinte años. Recuerdo la visita que le hice en 1966 en Macapà, cuando me impresionó que ese rico industrial que había conocido en Milán en su hermosa casa, la servidumbre, el conductor, la industria, la villa junto al mar y todo lo demás; y ahora lo vi en el Amazonas (¡en el Amazonas de 1966!) en un sofocante calor húmedo: vivía en una pequeña habitación sin ninguna de las comodidades a las que estaba acostumbrado; por la mañana se lavaba con cántaro y gato, se iba las cosas miserables de los caboclos. vivió todo el día dirigiendo la construcción de su hospital y luego entre leprosos, enfermos, pobres de todo tipo…. sin hablar bien el portugués; los misioneros no lo entendían y lo criticaban; los militares que entonces comandaban el brasil lo espiaban sospechando quién sabe qué complots secretos. Marello todavía era muy rico e hizo esa vida precisamente por el bien de Cristo y los pobres!

Escribir la biografía de Marcello Candia fue una aventura que no imaginé: buscar cartas y sus escritos en los archivos, testimonios y artículos sobre él, entrevistas con testigos, etc. Con todo el material recogido en el "proceso diocesano" presentamos a la co-congregación de los santos 14 volúmenes de gran formato (A4) para unas 5.000 páginas en total. Y luego el archivo del material recogido y la escritura del libro "Marcello dei Lebbrosi" impreso por De Agostini. Sin duda es uno de los libros más bellos que he escrito apasionadamente, ¡he vendido cerca de 50.000 ejemplares!

Candia, como Mazzucconi, marcó mi vida en un sentido espiritual. Empecé a entender muchas cosas sobre los santos, a las que no pensé antes: entré en un nuevo mundo que me exaltó, me emocionó, incluso más de lo que había pasado con Mazzucconi, porque Candia lo conocía bien desde 1955-56 y luego lo visitó varias veces en el Amazonas.

Después de la publicación del volumen recibí muchas cartas pidiendo la beatificación de Marcello. Su reputación de santidad era grande, en Italia y Brasil y su santidad ya estaba convencido.

¡Así comienza la aventura de la primera causa de beatificación que promoví! El proceso diocesano comenzó el 12 de enero de 1991 en Milán y concluyó el 8 de febrero de 1994.

Mucha resistencia, pero seguí adelante porque él me apoyó. Martini y la firme creencia de que Candia era verdaderamente un santo!

Tercera biografía Clemente Vismara: falleció el 15 de junio de 1988 y la biografía fue publicada en 1991.

El proceso diocesano comenzó en octubre de 1996 y se cerró en octubre de 1998 en Agrate Brianza. Aquí demasiadas dificultades para comenzar, pero afortunadamente el obispo de Kengtung, Mons. Abraham Than, quería esta causa, y el grupo misionero de Agrate la apoyó y financió. Publicamos el boletín que tiene éxito: al principio teníamos 3.500 direcciones, ahora son más de 7.000. Con las ofertas que pagar el boletín y la causa de canonización y enviar dinero a Birmania, especialmente a Kengtung!

En 1991 presentó seis milagros y uno de ellos está prácticamente aprobado: falta el decreto sobre "virtudes heroicas"….

Luego vinieron las otras biografías y para algunos la causa de la beatificación: Lorenzo Bianchi, Augusto Gianola, Felice Tantardini, Paolo Manna, Carlo Salerio, Alfredo Cremonesi, Cesare Pesce, Leopoldo Pastori, Rosetta Gheddo, Marcello Zago, Rosetta Franzi y Giovanni Gheddo…….

II) Lo que me enseñaron las biografías de los santos

El trabajo de biografías y causas de beatificación lo hago con pasión, nos ensiasmamos, a menudo orando y meditando en los eventos que estoy descubriendo y experimentando. Creo que se me ha ocurre una idea un poco diferente de los santos de la que tenía antes y, en general, tengo gente común.

1) Los santos dan la imagen del hombre según el plan de Dios, el hombre plenamente realizado en la plenitud de los dones recibidos. La perfección del hombre, incluso humanamente hablando, es la santidad, es decir, la imitación del modelo del hombre-Dios que es Jesucristo.

Es por eso que Pablo VI y Juan Pablo II han simplificado en gran medida las causas de los santos y multiplicado los beatos y santos de una manera impensable. En los 26 años de pontificado, Juan Pablo II beatificó y santificó a más santos y beatos que los Papas desde 1588 (es decir, el año del Decreto de Urbano VIII sobre la salud reconocido por la Iglesia) hasta 1978!

Hoy en día, toda expresión humana encuentra su manifestación característica en algún santo: padre y madre de familia, jóvenes y niñas, viudas y ancianos, sacerdotes y monjas, profesionales y campesinos, reyes y políticos, médicos e industriales, periodistas y abogados, etc. La Iglesia multiplica los reconocimientos de santidad precisamente para ofrecer nuevos modelos del Evangelio vivido hoy en día.

¡Muchos pensaron que demasiados santos y beatos están hechos de ellos! ¡Incorrecto! No entienden que cada nuevo bienaventurado o santo es un estímulo nuevo y diferente que evangeliza, estimula la vida según el Evangelio. Es un poco como las apariciones de María: hay miles de ellas en todo el mundo y cada una tiene su propio significado y es importante para un lugar determinado.

Cada nueva causa de beatificación es un acto de evangelización, porque

a los hombres distraídos de nuestro tiempo vivió un nuevo modelo de cristiano integral, del Evangelio.

2) Los santos son grandes y heroicos para la fe, la caridad, etc. pero siguen siendo pequeños, pobres y pecadores y hombres ignorantes como nosotros.

Es un error pensar que los santos son perfectos como leemos en ciertas biografías; también tienen debilidades, miserias, pecados, personajes no fáciles.

Vismara escribió: "¿Por qué confieso a menudo? Porque soy consciente de mis debilidades y pecados y pido perdón. Por otro lado, si no tuviera pecados, diría una mentira cuando oro y le diría al Señor: "Perdona nuestros pecados". Si no tuviera culpa, diría una mentira".

Tenemos santos una imagen inhumana, es decir, no humano, demasiado alto y distante de nosotros! Así que nos desanimamos y pensamos que no podemos esforzarnos por la santidad porque son demasiado débiles y pequeños. En cambio, todos estamos llamados a la santidad.

El camino hacia la santidad dura toda la vida, entre altibajos, entre el heroísmo y la debilidad. Debemos confiar en Dios, pedirle a Dios que guíe nuestra alma hacia la perfección del amor.

Me quedé asombrado, escribiendo la biografía de Felice Tantardini y leyendo los testimonios sobre él, el hecho, por ejemplo, de que no quería leer la Biblia. Lo había intentado una vez porque el confesor le dijo que era su deber conocer la Palabra de Dios, pero se sorprendió cuando leyó que David tenía muchas esposas, cuando Dios mandó a su pueblo exterminar a todos los enemigos… Sólo leía folletos de devoción, a veces el evangelio, pero su piedad era muy simple y era suficiente para la santidad. Marcello Candia: él tampoco leía las Escrituras ni los libros de teología, sólo tenía un folleto ("El Manual del Buen Cristiano") con algunas oraciones y meditaciones que sabía de memoria.

Mi abuela Anna conocía algunos episodios y parábolas de Jesús, conocía el catecismo y las oraciones, recitaba muchos Rosarios y esto le bastaba para ser santa. Por supuesto, estos no son modelos para hoy: el mundo ha cambiado y debemos profundizar nuestro conocimiento de la Palabra de Dios, la teología, los misterios cristianos. Pero es sólo para decir que incluso si tenemos límites de conocimiento u otros, podemos igualmente aspirar a la santidad.

3) Los santos son diferentes entre sí

No se hacen en serie, cada uno se queda él mismo y desarrolla sus carismas:

Ejemplo: contraste entre Candia y el Beato Giovanni Calabria: "No conoces tu derecha lo que hace tu izquierda" (Calabria) – "Mira tus buenas obras y da gloria al Padre" (Candia).

Diversidad entre Candia y Vismara:

Marcello tenía una psicología complicada, sufría de escrúpulos y ansiedad, estaba atormentado por dolores psicológicos, se vio llevado a exagerar para querer hacer más y mejor. Don Peppino Orsini, su padre espiritual, dijo que Dios lo había llevado en el momento adecuado: más no resistiría la presión psicológica y el estrés.

Clemente era sencillo, lineal, soleado, hacía lo que podía con sacrificio, pero sin tormento, dormía tranquilo, siempre estaba relajado y feliz.

Personalidades fuertes: Aristide Pirovano; y personalidades más humildes y sumisas: Felice Tantardini, a quien a todos les gustaría ser un santo, mientras que para Pirovano hay dificultades, en la memoria de sus contemporáneos. Era un gran superior y dominó a algunos en la época de los "sesenta y ocho", pero fue capaz de mantener el Pime en una línea de obediencia a la Santa Sede y el Papa, que entonces estaba en crisis en todas partes!

Muchos piensan que imitan a los santos haciendo como ellos. ¡No! Conocí a monjas en misiones que me decían: "¡Cómo me gustaría ser tan santa como la Madre Teresa!". Yo digo: no, ella debe santificarse en la forma en que Dios quiere para ella, en el lugar donde Dios la puso, no como la Madre Teresa. No imprones a la Madre Teresa en las cosas que hizo, sino en el espíritu que la animó.

La santidad, incluso humanamente, es lo mejor para expresar la personalidad de uno: las personalidades auténticas salen de cada santo.

Dios no cambia la naturaleza del hombre, ni sus tendencias psicológicas y preferencias humanas: cambia y purifica al hombre, pero la gracia de Dios realza sus cualidades naturales.

Así que cada santo tiene su personalidad, su carácter, tendencias, su humanidad, pero ennoblecer y purificado por la Gracia de Dios. La personalidad sale más bella y limpia, más fuerte y más característica, más amable.

Cada santo desarrolla su personalidad, de acuerdo con la inspiración del Espíritu, es por eso que son diferentes entre sí.

4) Hay muchos santos, pero sólo unos pocos son reconocidos como tales por la Iglesia: el "carisma de la santidad".

Ha habido muchos filántropos y benefactores de los pobres, pero sólo Marcello Candia será bendecido y santo.

Vismara es invocada Como Patriarca de Birmania y Santa de los Niños. Muchos otros misioneros eran como él, pasaron toda una vida en Birmania, pero no son invocados ni recordados: sin embargo, eran santos misioneros. Es el misterio de lo que se llama "el carisma de la santidad".

No es fácil explicar el "carisma de la santidad". Significa que la auténtica desinfección juzga sólo a Dios. La iglesia simplemente glorifica a un creyente que es reconocido y recordado y orado como un santo. Esta es "la fama de la santidad", indispensable para irar a la causa de la beatificación.

Estoy convencido de que en el mundo cristiano (e incluso no cristiano) hay muchos santos y mártires auténticos, pero sólo algunos son reconocidos y glorificados por la Iglesia. ¿porque? Precisamente por el "carisma de la santidad": su vida se mueve, despierta oraciones y peticiones de gracias.

Cuando comencé la causa de Clemente Vismara, varios misioneros de Birmania me escribieron y me dijeron: "Si lo haces santo, nosotros también somos santos que hemos hecho la misma vida". Y no todos estaban equivocados.

Hicimos la misma objeción a Mons. Que, cuando manifestó su voluntad de beatificar Vismara. Él estaba respondiendo. "Es cierto en Kengtung que hay muchos misioneros del Santo Pime, empezando por el obispo Mons. Bonetta. Pero sólo para el Padre Vismara ocurre este hecho: que su tumba está siempre llana de flores, que muchos le rezan, incluso budistas y musulmanes, para obtener agradecimientos".

¿Por qué clemente sí y otros no? ¡No porque Clemente fuera más santo que otros ante Dios! Sólo Dios ve esto. Sino porque para Clemente se manifestó este "carisma de santidad".

III) ¿Qué es lo que une a todos los santos?

A pesar de las grandes diferencias entre santo y santo, muchos elementos los unen a todos. Esta es la belleza de los modelos de santidad que la Iglesia sigue multiplicando.

No es posible decir todo lo que se podría decir sobre este tema, pero podemos marcar algunas características comunes a todos los santos que he estudiado, sobre los que debemos reflexionar y examinarnos.

1) En primer lugar una gran fe: poner a Dios primero en nuestras vidas.

En la misión, si no hay una fe fuerte, uno no puede resistirse, especialmente hoy en día cuando las dificultades son muy fuertes y la diferencia de altura entre la vida en la misión y en Italia es … abismal.

Episodio de Candia. Solía llevarlo por la noche en coche a Piacenza para una conferencia y le doleba un dolor de corazón, sostenía su pecho con las manos. Quería que dijera el Rosario conmigo, pero estaba demasiado cansado y sufriendo. Él dijo: "Sólo repito lo jaculatorio que mi madre me enseñó: ¡Señor aumenta mi fe!".

Le dije: "¡Pero tienes tanta fe! Dejaste todo para ir a vivir entre los más pobres de la Amazonía, gastar tu vida y tu dinero en los demás".

Él respondió: "Piero, recuerda que la fe nunca es suficiente!". Y tenía razón: ¡la fe puede ser como la llama de una vela que se apaga con un aliento o como la luz del sol!

¿Qué significa vivir en la fe? Vivir en el mundo sobrenatural como vivimos en el mundo natural. Es decir, tener la mente y el corazón en Dios, poner a Dios primero en nuestras vidas, mientras todo nos derriba, en dificultades y problemas cotidianos, arrastrándonos lejos de Dios. La Madre Rosetta dijo: "Lo importante es siempre ser la voluntad de Dios".

La vida moderna es abrumadora para todos, hay poco tiempo para reflexionar, nos bombardean con mil noticias, problemas. La fe ya no se apoya en el entorno social, cultural, laboral, escolar, familiar y, a menudo, incluso familiar. Así que es un don de Dios, una conquista que hay que pedir como Gracia que nos hace permanecer fieles al Bautismo y que nos lleva a la alegría, a la serenidad de la vida.

Fe significa confianza, confianza en Dios, en la Providencia. Creer verdaderamente que si hago el bien con la intención correcta, Dios me ayuda. Vismara que mantuvo a 200-250 huérfanos y huérfanos, y a muchas otras personas pobres, en un país donde era difícil incluso encontrar arroz! La providencia siempre llegaba a tiempo para ayudarlo. Los hermanos le dijeron que no debía tener tantos huérfanos y pobres que guardar, él respondió que no eran suyos sino de Dios y que Dios pensaba en él!

Papá Juan a menudo decía: "Siempre estamos en las manos de Dios".

2) La virtud de la humildad santa

Una característica común en los santos que estudié es la humildad, el concepto bajo que tenían de sí mismos: este es el fuerte signo de una persona que es consciente de su mezdez y debilidad, por lo tanto, dispuesta a disculparse, dispuesta a revisar sus posiciones, no a condenar y, de hecho, a disculpar a los demás.

La humildad hace que una persona sea agradable, auténtica: es una virtud verdaderamente humana porque devuelve al hombre a su verdadera naturaleza como una criatura que no es autosuficiente pero necesita a los demás y por lo tanto, como dicen, no se monta en orgullo. El orgullo te hace no gustar, la humildad agradable.

El bajo autoconcepto significa agradecer al Señor por las gracias y dones recibidos, comprometiéndose con sacrificio a cumplir con todo su deber e incluso más que el deber, sobre todo a considerar a los demás mejor que él mismo. De la madre Rosetta, la hermana Emma dijo: "Nunca habló mal de nadie, de hecho trató de excusar a los demás, cuando alguien los criticó".

El modelo de esta humildad es Felice Tantardini, el hermano querido y querido en todas las diócesis de Birmania donde había trabajado. Se llamaba a sí mismo "el siervo de padres y monjas", obispo Mons. Jorobado dijo: "Feliz no sólo era obediente, pero inmediatamente se adhirió al simple deseo del superior. Tuve que tener cuidado al hablar con él, no expresar mi deseo o aspiración, porque Felice trabajó para satisfacerme".

Murió a la edad de 93 años en 1991 y a lo largo de su vida ha trabajado duro como herrero, carpintero, ortérmano, agricultor, cocinero, sacrístico, maestro maestro, etc. Hizo todo lo que le pidieron que hiciera. El trabajo para él lo era todo, no podía evitar trabajar.

Sin embargo, a lo largo de los ochenta años, siguió trabajando en su taller de herrería y como no nos veía bien, a veces se martillaba los dedos. El obispo le dijo: "Feliz, ahora basta con trabajar. Su trabajo ahora es orar por todos nosotros". Felice se toma en serio estas palabras del obispo: desde entonces su tiempo le pasó en la iglesia, dijo un rosario tras otro!

Eso sería una humildad exagerada. Es cierto, Felice era un simple, había hecho sólo la primera elemental, luego el herrero y la gran guerra mundial, cuando entra en pime se va casi de inmediato a misiones sin otros estudios. Era un hombre de otra época y continuó su vida de la única manera que conocía y que le habían enseñado: a trabajar, a rezar, a servir a los demás sin preguntarse problemas que no tenía. Era un hombre inteligente, de hecho aprendió fácilmente idiomas, escribió por orden del obispo su autobiografía "el herrero de Dios" y cientos de cartas (recopilamos alrededor de 600): textos poco gramaticales, pero animados, espiritualmente profundos; Felice era ingenioso, sabía cómo contar episodios de su vida y mantenía feliz a la comunidad.

Por supuesto, hoy en día tal humildad ya no es posible ni recomendable, es correcto que todos estudien al menos hasta los 15-16 años, pero Felice sigue siendo un modelo, el santo de la humildad.

Humildad también significa obediencia a los superiores.

En 1956 Clemente lleva 26 años en Monglin: partiendo de cero ("Para ver a otro bautizado tengo que mirarme en el espejo", escribió en una de sus primeras cartas), fundó la misión y una ciudadela cristiana y luego otras dos residencias misioneras y parroquias. A los sesenta años también podía parar y disfrutar de parte de la ubicación que compró. En cambio, el obispo Guercilena lo envía a Mong Ping, donde es casi para empezar de nuevo.

A los hermanos de Vismara parecía imposible aceptar ese destino. En su lugar, le dice al obispo que está disponible y si quiere irse inmediatamente al nuevo destino. En una carta escribe: "Obedecí porque entiendo que si hago mi propio error". ¡Esto es humildad y fe en una situación que no es fácil!

3) Los santos son ejemplares en muchas virtudes, por ejemplo, el amor por los pobres, por los más pequeños. Realmente vieron a Jesucristo en el último.

Marcello Candia se arrodilló ante los enfermos, los leprosos. No era una pose, sino una convicción íntima y una fuerte necesidad que sentía. Él, un hombre rico e importante, que perdía el tiempo con los más pobres y pequeños para escucharlos, interrogarlos, sentir sus dolores y deseos.

Recuerdo el ejemplo de mi padre Giovanni que, al regresar a casa con nosotros tres niños de la "Gran Misa" del domingo, ve a un pobre hombre sentado en una silla en el patio de nuestra casa, fuera de la puerta de la cocina, sosteniendo un plato vacío: estaba esperando a que su abuela le trajera comida.

Papá lo invita a entrar, lo lleva a la casa y les dice a las tres mujeres en casa (mamá y dos hermanas): "Hoy Jesús vino a nosotros para almorzar. Hagámosle sitio en nuestra mesa". ¡Estos son ejemplos que sus hijos todavía recordamos con emoción a los 70 años y más y nos han educado más de mil discursos sobre la caridad!

Clemente Vismara acogió a todos en su misión, alimentó a todos, su alarde fue que "nadie que venga a mi casa sufre hambre".

Una noche, una familia de cinco a seis, padre, madre e hijos, entran en el patio de la misión, fatigados y destrozados. Clemente les da la bienvenida y les pregunta si han estado a la vez. Dicen que no. Las lleva a las monjas pero ya eran después de las ocho de la tarde y allí se come a las seis y se acuesta a las nueve. Las monjas dicen que no queda nada que comer. Clemente: "Vamos, rápido, monjas, hierven el arroz, porque si no comen, no puedo dormir esta noche".

3) En los santos debemos sobre todo imitar el espíritu de oración.

La santidad viene de Dios, es un don de Dios, no nuestra conquista.

Es por eso que tenemos que orar mucho. Me parece que los santos albergaban un profundo espíritu de oración, que los hacía vivir en la presencia constante de Dios.

Vivimos nuestro día en dos plantas:

– el plan sensible, digamos material, con todos los problemas cotidianos y urgentes, trabajo, reuniones, deberes, emergencias, charlas, distracciones, noticias, comer, dormir, salud, enojarse, divertirse, etc…

– y luego está el plan sobrenatural, espiritual, que es el de Dios, la presencia de Dios, la ayuda de Dios, los mandamientos de Dios, la gracia de Dios…

El espíritu de oración significa oración individual y comunitaria diaria, pero también una mentalidad orientada a lo largo del plan espiritual y sobrenatural para recibir la ayuda de Dios, la orientación de Dios, la Gracia de Dios, para dirigir oraciones a Dios, etc.

En los "Cuentos de un peregrino ruso" (Paulinas) hay hermosas páginas sobre "oración continua" durante el día, viajes, obras, que te educa para tener tu mente y corazón fijos en Dios. Es una actitud básica de la persona que es conquistada poco a poco. Leopoldo Pastori había alcanzado esta meta. Es el resultado de todas sus cartas y testimonios recogidos sobre él.

4) De esta mentalidad fija en Dios viene entonces la alegría de vivir, la paciencia en soportar sufrimientos y dificultades, la autenticidad y transparencia de la vida, la sinceridad incluso con uno mismo, pensando más en los demás que en uno mismo.

Cardenal Montini dijo una vez en Milán (1): "El cristiano siempre tiene una lámpara encendida sobre él: alegría. Todo debe tener lugar en el clima de una paz sencilla pero serena, que parte de la gracia de Dios y que consuela a las almas y las hace felices. Me gustaría preguntarle: ¿alguna vez ha conocido a un santo?Y si lo conociste, dime: ¿cuál es la nota característica que encontraste en esa alma? Será una alegría, una alegría tan compuesta, tan profunda, pero tan verdadera".

El propio Pablo VI publicó en 1975, en años turbulentos que llevaron la paz del corazón a muchos creyentes, la exhortación apostólica "Gaudete in Domino", donde dice que el mejor testimonio que un cristiano puede dar en nuestro tiempo, cuando el sentimiento dominante es el miedo y la tristeza, es la alegría del corazón, la sonrisa, la esperanza y el optimismo para el futuro.

He aquí, esto lo he visto en los bienaventurados y santos que he estudiado. Es el tono unificador en personajes muy diferentes entre sí. ¡La sonrisa de Vismara a los 86 años! La de Candia en las situaciones más difíciles y dolorosas de la Amazonía; Tantardini sonríe en todas las fotografías. ¡Incluso mi papá y mi mamá, los familiares dijeron que siempre eran felices! La sonrisa era la actitud fundamental de sus personalidades.

Especialmente en Marcello Candia le llamó la atención todo este hecho: era un hombre importante, culto (tres grados), que manejó miles de millones, recibió premios y reconocimientos internacionales (en 1975 fue llamado "el mejor hombre de Brasil" por el gran semanario ilustrado "O Manchete" y en 1983 recibió el Premio Feltrinelli de la presidencia Pertini):…

Bueno, no había complacencia de sí mismo en él, siempre estaba disponible para el chiste, el chiste, se dejaba burlar. Era un hombre sencillo que se regocijaba en las pequeñas cosas con una naturalidad que se movía. Así que también lo vieron en su familia, que también se opuso a su vocación misionera. Su hermana mayor, Linda, me dijo: "Cuando regresó a Italia desde el Amazonas y vino a visitarnos, fue una fiesta para nosotros y para nuestros hijos. Él trajo alegría. Incluso cuando sus hijos eran niños, al tío Marcello le gustaba todo el mundo porque jugaba con ellos, les hacía hablar de sus problemas, de lo que habían aprendido en la escuela…".

Concluyo con una cita de Pablo VI(2),que explica por qué la Iglesia promueve tantas causas de beatificación y canonización:

"Una generación impregnada por el espíritu de santidad debe caracterizar nuestro tiempo. El cristiano que no cumple con los deberes de su elevación al hijo de Dios y hermano de Cristo, como miembro de la Iglesia, debe desaparecer. La mediocridad, la infidelidad, la inconsistencia y la hipocresía deben eliminarse de la tipología del creyente moderno. No sólo iremos en busca del santo singular y excepcional, sino que tendremos que promover la santidad del pueblo, tal y como, desde el primer amanecer del cristianismo, San Pedro quiso, escribiendo las famosas palabras: "Eres un linaje elegido, un sacerdocio real, un pueblo santo, un pueblo redimido… Ustedes que antes no eran personas, pero ahora son el pueblo de Dios.

Cada uno de nosotros debe aspirar a la santidad, a la unión con Dios. Siempre debemos tener grandes aspiraciones en nuestras vidas. Es un deber de la vida cristiana: entonces Dios verá hasta dónde hemos llegado, pero debemos proponernos llegar a la cima, a la unión del amor y la imitación con Jesús y María.

1 Patrice Maheiu, "Paolo VI, Maestro spirituale", Libreria Editrice Vaticana, 2004, p. 178.

2) Palabras pronunciadas en la audiencia general del 3 de julio de 1968, en el libro citado en p. 188.

SOSTIENI INIZIATIVE MISSIONARIE! con il tuo 5 per 1000 è semplice ed utilissimo. Sul tuo 730, modello Unico, scrivi 97610280014